La gentileza siempre es signo de traición - François Mauriac

Hay puñales en las sonrisas de los hombres; cuanto más cercanos son, más sangrientos - William Shakespeare

Seguidores de huellas

septiembre 12, 2012

Capítulo 2. Facetas. Parte 3


            Melanie yacía en el suelo. Quieta, inmóvil. Margaret sintió miedo de haberle hecho algo malo, hasta que, por fin, un suspiro se deslizó entre sus labios y Melanie empezó a respirar profundamente, como dormida.
            Se sumió en un sueño plácido. Vio a sus padres a lo lejos, sanos y salvos. Le gritaban algo, pero ella no les oía. Corrió tras ellos, sin acercarse, hasta que se dio por vencida y paró de correr. Ambos sonreían mientras se daban la vuelta para seguir por el camino. No se alcanzaba a ver el final. Melanie los observó hasta que los perdió de vista. De pronto, un tigre los empezó a seguir. El paisaje, que había sido arbolado y primaveral, se convirtió de pronto en tierra muerta. Un líquido rojo y espeso corría por entre las piedras. Melanie sintió la muerte a su alrededor. De pronto, un gato negro como la noche, el cual Melanie reconoció como un oriental o esfinge, pasó por delante suya con sigilo, para tomar el mismo camino. Se giró un momento para mirarla. Tenía los ojos bicolores…

1 comentario:

  1. Impactante pero a la vez emotivo el "reencuentro" con sus padres a lo lejos, comprendo el sentimiento de Melanie.
    Un beso

    ResponderEliminar

Opina, corrige o simplemente comenta.
¡Todas las palabras son bienvenidas!