La gentileza siempre es signo de traición - François Mauriac

Hay puñales en las sonrisas de los hombres; cuanto más cercanos son, más sangrientos - William Shakespeare

Seguidores de huellas

septiembre 15, 2012

Capítulo 2. Facetas. Parte 5.


            —Hmmm…
            —¿Melanie? ¿Estás despierta? —Margaret se acercó al sofá.
            Melanie no quiso abrir los ojos, no quería ver nada de lo que hizo. Simplemente se limitó a responder:
            —No.
            Margaret se quedó callada, sin saber qué decir. Se hallaba en frente del sofá, en el suelo, sentada con las piernas cruzadas.
            —No ha pasado nada. No has hecho nada malo. No te preocupes —Margaret hablaba con voz tranquilizadora.
            —Soy un monstruo —Melanie se dio la vuelta hasta ocultar su cara mientras las lágrimas la surcaban por tercera vez en el mismo día.
            —Shh, tranquila, tranquila, tus padres sabían que podía pasar, tú no sabías qué hacías, no podías controlarte… —Margaret acariciaba la cabeza de Melanie, enredando sus dedos en el enmarañado pelo—. No fue culpa tuya.
            Melanie se levantó y se puso de pie, alterada
            —¿Que no fue culpa mía? ¡¿Que no fue culpa mía?! ¡Era yo, tía Maggie, era yo! ¡Soy una auténtica asesina! ¡¡Una asesina!! ¡¡Nunca debería haber nacido!!
            Margaret se enfadó al oír aquello.
            —Delante de mí, jamás digas que no deberías de haber nacido. No lo consiento.
            Melanie calló. Segundos más tarde se volvió a echar sobre el sofá, sollozando encima de un cojín.
            Unas llaves sonaron al otro lado de la puerta.

3 comentarios:

  1. Me gusto mucho. Quizas me falto un poco de enfasis en la ultima frase de la tia, aunque de todas formas la veo bien. ;)Cambios bruscos y bien hechosm eso te digo:)
    Un beso y a por el siguiente!

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho esta parte del capitulo, espero pronto el siguiente.
    besitos

    ResponderEliminar

Opina, corrige o simplemente comenta.
¡Todas las palabras son bienvenidas!