La gentileza siempre es signo de traición - François Mauriac

Hay puñales en las sonrisas de los hombres; cuanto más cercanos son, más sangrientos - William Shakespeare

Seguidores de huellas

octubre 08, 2012

Capítulo 3. Indecisión. Parte 6


—Bueno, Mel… he dejado la comida a medio hacer, voy a ver si no se me ha pasado ya. Ve a la habitación de Alice, y cuando suba ella habláis, ¿vale? —Margaret miró a Melanie con ternura.
—Vale, vale…
Melanie subió apesadumbradamente las escaleras que la llevaban al piso de arriba del dúplex. Entró en la habitación que recordaba como la de su prima, la primera a la derecha.
Cuando entró, notó que la habitación había cambiado mucho. La cama de antes se había sustituido por una doble, el escritorio había pasado de ser una simple mesa a un gran espacio con lo que es el escritorio y mil estanterías donde estaban los preciados libros de Alice. Habían títulos desde el clásico Cumbres borrascosas hasta libros de poesías de los autores más contemporáneos. Tan propio de ella leer de todo…
—¡Mamá! Ya he llegado –al oír la voz de Alice el corazón de Melanie dio un brinco. No estaba preparada. No.
—Mel está arriba, en tu cuarto…
Alice no contestó, pero Melanie oyó sus pasos escaleras arriba, subía sin prisas, subía serena. La puerta se abrió.
—Hola, Mel. ¿Estás mejor? –no la miró a los ojos.
—S-sí, mucho mejor, gracias.
—Me alegra oír eso.
Una pequeña gatita gris se subió al regazo de Alice en cuanto ésta se sentó en la cama.
—Es Tsuki, mi gata Singapur —Alice seguía sin mirar a los ojos a Melanie, la cual estaba algo azorada, de pie en medio de la habitación.
—Ah. Qué linda.
—Mel —Alice alzó la vista—. ¿Por qué nunca me dijiste nada?
—Yo… —Melanie tragó saliva— Mis padres me han metido la idea en la cabeza de que nadie, absolutamente nadie, sepa lo mío. Solo Maggie.
—Pero Mel, soy tu prima y lo más parecido que tienes a una hermana.
—Yo quería decírtelo pero… pero… —no sabía cómo continuar.
—Mira, tengo una idea: ¿qué tal si me lo cuentas todo y ya está?
Melanie se dejó caer sobre el suelo casi pesadamente. Se fue tumbando silenciosamente hasta que toda ella estuvo en el suelo, en una posición semejante a la fetal. Se puso a enrularse un rizo con una mano, y la otra la dejó reposar tranquilamente sobre el suelo. Alzó la vista hacia el rostro de Alice. Su cara era expectante: los labios, carnosos y proporcionados, estaban tensos; los ojos, almendrados y de color castaño, casi soltaban chispas.
—Está bien, ahora de poco sirve esconder nada. ¿Por dónde empiezo, qué quieres que te cuente? —susurró mientras se sentaba con las piernas cruzadas.
—Cuéntamelo todo desde el principio.


****************************************************************************************************
FIN DEL TERCER CAPÍTULO, ¡ESPERO QUE OS GUSTARA! EN PRIMER LUGAR, HE DE DISCULPARME POR NO CONTESTAR A LOS COMENTARIOS (COSA QUE SIEMPRE HAGO), POR PROBLEMAS TÉCNICOS CON MI ORDENADOR. EN EL SIGUIENTE CAPÍTULO, MELANIE CONTARÁ LA HISTORIA DE SU PASADO. TARDARÉ UNOS DÍAS EN EMPEZAR A PUBLICAR PORQUE NO TENGO ACCESO A MI DISCO DURO Y TEMO QUE SE ME HAYA PERDIDO EL TRABAJO. DISCULPEN LAS MOLESTIAS.
UN BESO A TODOS, ¡FELIZ SEMANA!

2 comentarios:

  1. Me ha encantado! Siento no haber podido comentar en los otros capitulos, no tuve tiempo... ¡Pero me encanta! Estoy deseando el próximo capitulo para saber más cosas sobre el pasado de Mel... Espero que pronto se arreglen todos los problemas con tu ordenador y puedas publicar... Sigue así, besos!

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado! Quiero saber mas cosas sobre el pasado de Melani, esperemos que se arregle pronto y puedas publicar más :)
    MUACKS

    ResponderEliminar

Opina, corrige o simplemente comenta.
¡Todas las palabras son bienvenidas!