La gentileza siempre es signo de traición - François Mauriac

Hay puñales en las sonrisas de los hombres; cuanto más cercanos son, más sangrientos - William Shakespeare

Seguidores de huellas

diciembre 08, 2012

Capítulo 4. Melanie. Parte 10


Lo siguiente que recuerdo no sé qué es exactamente. Levantarme y coger una mochila con un par de mudas de ropa, caminar, seguir corriendo sin pensar en el pasado, sin querer recordar.
Llegué a ver a unas personas llegando al pueblo, derribando la puerta de mi casa, pero no sé qué ocurrió.
Yo, cobarde de mí, huí.

¤

A los cinco días llegué a la frontera de Noruega, durante ese tiempo comí en restaurantes baratos y me quedé a dormir en hostales cutres que pagaba con mis ahorros. Me quedé sin dinero ese mismo día, el quinto. Y todavía me quedaba llegar a Oslo.
El resto de días me estuve sirviendo de la caridad. Hacía autostop, comía si me invitaba la gente o si se apiadaban los restaurantes más económicos, dormía en coches, o a la intemperie.
Me despertó un señor que me había llevado hasta el centro de la ciudad cuando terminó su trayecto. Me preguntó si quería ir a algún otro sitio. Le contesté que no hacía falta. Tenía varias cosas que hacer.
Lo primero, rehacer mi vida. Entré a hurtadillas en un hostal y me aseé en los baños. Luego, salí e intenté pensar con claridad Tenía entendido que vosotras vivíais por ahí cerca, pero no recordaba dónde, así que me las arreglé para matricularme en el instituto que recordaba cercano a vuestra casa. Tenía mi carné, una fotocopia del de mi padre y de mi madre, falsificaría sus firmas, le haría un poco la pelota al director, suelo ser muy persuasiva. Entré esa misma mañana a primera hora, junto con otro chico llamado Zachary o algo así.
Conocí a Tania. Zachary me persiguió toda la mañana.
Después del recreo, en clase de literatura, el chico ese me recordó a mis padres sin querer. Tenía ganas de llorar. Ganas de morir. Me fui diciendo que estaba enferma. Me dejé guiar por mi instinto hasta que llegué aquí.
Y aquí me tienes. 



*******************************************************************************************
FIN DEL CAPÍTULO CUATRO. ESPERO QUE OS HAYA GUSTADO A TODOS. EN EL QUINTO CAPÍTULO VEREMOS DE QUÉ MANERA ACOGE ALICE A SU PRIMA, SI ES QUE LA ACOGE. TARDARÉ UNOS DÍAS EN PUBLICAR PORQUE ESTOY DE EXÁMENES Y ANDO ESTRESADILLA (RAZÓN POR LA QUE TAMPOCO HE RESPONDIDO A LOS COMENTARIOS).
UN SALUDO Y UN BESO A TODOS, ¡FELIZ PRÓXIMA SEMANA!

4 comentarios:

  1. Muy buen capitulo :) me ha gustado mucho
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Buenas, he descubierto tu blog y hr leido el prologo y, la verdad, me ha gustado mucho. Así que mañana, en cuanto pueda, comienzo a leer la historia entera :)

    Yo también tengo una novela, me gustaría que me dieras tú opinión, lo que te parece, si cambiarías algunas cosas, si le añadirías algo, cosas de esas.
    La novela se llama 'Algo inesperado'. Te dejo el enlace por si te interesa.
    http://ungirodetrescientos-sesentagrados.blogspot.com
    La sinopsis está en uno de los apartados de debajo del título.
    Muchas gracias y perdón por las molestias.
    Sigue así, besitos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Marine!
      Gracias por el cumplido, ya queda poco para poder publicar el siguiente capítulo. Espero que lo disfrutes.
      Me pasaré por tu blog y me leeré tu historia en cuanto pueda (tardaré un tiempo). ¡Un beso y gracias de nuevo!

      Eliminar

Opina, corrige o simplemente comenta.
¡Todas las palabras son bienvenidas!